Publicada en

Como si fuese normal…

Sí, ya sé que no viene a cuento, pero es que a veces a uno le da por enamorarse. No es que quieras que nadie se interese por ti o que te halaguen. Tampoco es eso. Sólo quieres enamorarte. Ya sabes, sentir ese quién sabe qué… Estar pendiente de alguien aunque sepas positivamente que no sabrás nada de esa persona en eones, pues está trabajando y no como tú, que llevas el móvil encima constantemente. Pero te da igual. Porque de lo que tienes ganas es de eso. Precisamente de eso. También de repente te apetece hacer planes pensando en primera persona del plural. O contarle a alguien que saliste con él o ella. Sólo por contarlo, tampoco quieres que te pregunten nada ni ser el centro de atención. Hablar de ello como si nada. Como si fuese normal. Como si nunca hubieras no querido a alguien…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *